• Reducción de bajas labores y de los costes derivados de ellas.
  • Reducción del absentismo laboral.
  • Mejora en la imagen de la empresa y ambiente laboral.
  • Mejor relación Empresario-Empleado.




Mayor disposición frente al trabajo.
Corrección de vicios postulares.
Mayor atención por lo tanto menor riesgo de accidente.
Mayor calidad de vida.
Eliminación del estrés, del malestar físico y psíquico.
Eliminación de contracturas, dolores de espalda, cuello, cabeza.